Ciudad de México, tierra de abundantes maravillas. Una mezcla armoniosa de paisajes, gente, comida y cultura. Por esta razón, les traemos los 5 lugares que no puedes dejar de visitar en la gran capital mexicana. ¡Iniciemos este viaje! Para vivir algo, hay que conocer su historia. Comenzando, debemos apreciar el patrimonio de Ciudad de México:

1. El Zócalo

Plaza de la Constitución, también conocida como Zócalo, es la plaza principal de Ciudad de México. Construida hace casi cinco siglos, es el lugar ideal para introducirnos a la cultura mexicana.

– El Palacio Nacional

Antiguamente una de las residencias del conquistador español Hernán Cortés. Hoy, es la sede del Poder Ejecutivo de México. Es aquí donde podrás apreciar uno de los murales más reconocidos del pintor mexicano Diego Rivera. Además, funciona como un museo que está lleno de historia.

– Catedral metropolitana de la Ciudad de México

Uno de los edificios más antiguos de la ciudad. Su arquitectura es una mezcla entre lo gótico y barroco, debido a que tardó alrededor de 250 años en ser construida. Sin duda es un punto para visitar, sin importar tus creencias religiosas.

– Museo del Templo Mayor Azteca

En este museo encontrarás una colección de más de 7 mil objetos recuperados en excavaciones arqueológicas lideradas por Eduardo Matos Moctezuma. En un principio, el templo era usado como centro de adoración y culto de los antiguos habitantes de estas tierras. Para cerrar la atracción del Zócalo, no debemos dejar por fuera un lugar para disfrutar de una buena comida.

– Casa de los Azulejos

Ubicada en el centro histórico de la ciudad, es uno de los puntos más atractivos para apreciar la arquitectura civil del barroco novohispano. Adentro se encuentra un excelente restaurante para degustar de una comida local de primera.

2. Palacio Bellas Artes

Inaugurado como el Museo de Artes Plásticas el 29 de noviembre de 1934, es considerado el primer museo de arte en la capital mexicana. Aquí podrás apreciar los murales de los pintores mexicanos Diego Rivera y José Clemente Orozco. En sus interiores, salas de exhibiciones presentan colecciones durante todo el año. Hay objetos y obras tan antiguos que pueden ser consideradas patrimonio de la humanidad. A este museo hay que dedicarle un par de horas para admirarlo por completo, es un punto ideal para conectarse aún más con la cultura mexicana.

3. Alameda Central

Un parque público de esta maravillosa ciudad. Es considerado como un anexo del Palacio Bellas Artes. Luego de deleitarte con todas las obras del palacio, este parque es ideal para darte un break. Además de su diversa y exótica flora,
podrás ver la fuente de Venus, la fuente de la Virgen, la fuente de Neptuno y el monumento a Beethoven.

4. Pirámides de Teotihuacán

DF México Piramides TeotihuacanA unos 70 km de Ciudad de México nos encontramos con unos de los complejos arquitectónicos más fascinantes de esta tierra. Considerados como patrimonio de la humanidad desde 1987, estas fascinantes obras fueron uno de los centros urbanos más importantes de la época. Ver esta obra es algo realmente impactante. Allí encontrarás la masiva Pirámide del Sol, la segunda más grande de Mesoamérica. También podrás apreciar la Pirámide de la Luna, donde reposa la estatua de la Diosa de la Agricultura. Y, por último, no puedes olvidar la Pirámide de la Serpiente y el Palacio de Quetzalpapálotl.

5. Museo Frida Khalo

Ubicado en el centro de Coyoacán, uno de los barrios más antiguos de Ciudad de México, este museo también es conocido como La Casa Azul. Ésta fue propiedad de la familia Khalo desde 1904 y cuatro años después de la muerte Frida, en 1958, fue convertida en museo. Aquí podrás encontrar una de las obras más importantes de la artista. Entre ellas: Viva la Vida (1954), Frida y la cesárea (1931), Retrato de mi padre Wilhem Kahlo (1952), y más. Sin duda alguna, un lugar mágico.

Siendo uno de los países más ricos en historia, esta lista le queda pequeña a la grandeza de México ¡En cada esquina hay una sorpresa! Encantadora y moderna con muchos lugares que ver, gente que conocer y sabores queprobar. ¿Abrumador? Para nada, ¡realmente fascinante!