Entradas

 

mexico df smart city

 

El concepto de Smart City se ha propagado por América Latina, creando la necesidad de solucionar los retos de las ciudades basándose en la tecnología, usando soluciones tecnológicas y el análisis de datos para mejorar las necesidades básicas de las familias y de tus hijos en el futuro, haciendo el entorno urbano más sostenible.

 

En esta nueva entrada analizaremos ¿cuáles son las características que debe poseer una Smart City? Y ¿por qué México DF está rumbo a convertirse en una de ellas?

 

Smart City: El futuro de México DF es ahora.

 

Algunas ciudades del mundo como Amsterdam, El Cairo, Dubai, Málaga, Singapur, París, Londres han destacado por sus proyectos basados en un entorno inteligente. Sus características, organización y programas de desarrollo son distintos pero enfocados en convertirse en una Smart City.

 

En términos generales podemos englobar tres tópicos que debe reunir una Smart City:

 

Desarrollo de infraestructura: se debe crear una infraestructura favorable a la economía, política, desarrollo cultural, social y urbano. Los canales de comunicación deben ser optimizados para interconectar servicios empresariales, de vivienda y telecomunicaciones. Se emplea tecnología pensando en el crecimiento y evolución urbana. Ciudad de México ha sido pionera en la región gracias a la promoción de edificios inteligentes y verdes. Es una de las primeras ciudades en el mundo con la tecnología que permite realmente absorber contaminación (smog) a los edificios.

 

El entorno es competitivo: Una Smart City crea estrategias a través del uso de la TIC para la expansión urbana, es decir, facilita el desarrollo de nuevos negocios, lo que se traduce en alto desempeño socioeconómico. La comunidad enfoca su trabajo en la innovación con uso de tecnología, creando redes de potencial éxito. En el caso de los habitantes de Ciudad de México (en su mayoría) todo el tiempo están manejando datos (al usar Waze, Uber, pagar servicios en línea o al ir a un cajero virtual) a través de sus dispositivos móviles.

 

Sostenibilidad e inclusión: Este es un componente estratégico para una Smart City, la sostenibilidad ayuda a la integración de espacios y educar al ciudadano para crear hábitos de vida menos consumistas y un mix energético más ecológico. Los mexicanos son pioneros en la introducción del programa de bicicleta compartida. Cuentan con casi 6.000 bicicletas, dejando en las sombras a cualquier programa de la región. La ciudad también apoyó el primer programa de coche compartido, algunos de los cuales son eléctricos.

 

México DF en evolución para las nuevas generaciones

 

 

Como hemos analizado en párrafos anteriores, nuestra capital cumple con los tres apartados principales, pero más allá de eso se han desarrollado programas en el área de seguridad, salud y open data.

 

Un ojo en el cielo

La ciudad cuenta con una red de vigilancia basado en aproximadamente 8.000 cámaras. De las cuales han sido instaladas en la ciudad subterránea y diversas colonias de la ciudad.

 

Salud digitalizada

Para ser más eficiente, el sistema de salud del Gobierno Nacional, las 200 clínicas de primer nivel y 23 hospitales, han desarrollado un sistema de información de atención médica donde se mantiene el uso de registros clínicos digitales, lo que permite interconectar los hospitales locales y federales.

 

Uso de open data

El avance más importante para que México DF sea conocida como Smart City es su portal de open data. Han logrado crear aplicaciones para el procesamiento administrativo en temas como transporte público, compras, educación, cultura y medio ambiente. Sus ciudadanos pueden realizar pagos de impuestos, multas de tránsito, enviar solicitudes de reparación de baches o reportar fallas en servicios públicos, así como también conocer y controlar la calidad del aire en la ciudad.

 

Todos sabemos que México DF es una de las capitales más grandes de América Lantina y está preparándose para convertirse en una ciudad más sustentable para la protección de las familias y el futuro de las generaciones más jóvenes que crecerán en ella.

Hace un poco más de un año que vivimos una lamentable experiencia en México, un sismo de magnitud de 7,2 sacudió la Ciudad de México el 19 de septiembre de 2017. Dejando miles de inmuebles destruidos.

 

Se incrementan las ventas de inmuebles

 

No todo ha sido tan malo, durante el 2018, se ha registrado que la búsqueda de propiedades en venta ha crecido un 8% en la Ciudad de México, a diferencia de la búsqueda de inmuebles en renta que tuvo una caída de casi el mismo porcentaje, es decir, disminuyó el 7%.

 

Según las fuentes inmobiliarias, antes de los sismos de septiembre de 2017, la demanda de vivienda en venta ubicaba un crecimiento de 30%, promedio que descendió 27% tras los fenómenos naturales para luego volver a repuntar a una expansión actual de 38%.

 

Nuevos intereses

 

A un año del sismo, el ritmo se ha recuperado y las ventas son más ágiles. Esto revela el time on market (ToM) o tiempo en el mercado, un indicador que revisa el tiempo que está en el mercado un inmueble antes de cerrar una compra o venta.

 

Para medirlo, el portal inmobiliario revisó el tiempo en el que los anuncios permanecieron publicados en su página. Explican fuentes de la plataforma.

 

Dichos reportes fueron difundidos y se informó de la actividad inmobiliaria en ocho zonas de Ciudad de México durante los primeros seis meses del año.

 

Uno de esos casos es la Colonia Del Valle, donde en junio del 2017 (antes del sismo), los departamentos permanecían 70 días en oferta. Para diciembre (después del temblor) se incrementó a 150. Actualmente, a junio del 2018, está en 31 días.

 

“Después de este acontecimiento, el interés por estas colonias se ha incrementado notablemente, por lo que hoy se compite intensamente por ocupar un nuevo espacio en estas zonas”, dijo Leonardo González Tejeda, analista de Real Estate de Propiedades.com.

 

 

Compradores con nuevas peticiones

 

La “nueva generación de compradores”, por así decirlo han comenzado a tener nuevas peticiones, que antes no eran muy relevantes, como departamentos en planta baja o primer piso, interés en conocer el dictamen estructural para asegurarse de que las propiedades no tuvieran algún daño grave, y saber si la vivienda se encontraba en una zona de fallas geológicas.

 

A pesar de todo lo ocurrido el mercado inmobiliario en la ciudad capital ha tenido un crecimiento positivo durante este 2018, en lo que ventas de inmuebles se refiere. Si quieres conocer más de nuestro proyecto visítanos y podrás conocer tu nuevo hogar.